Se encargan del cuidado de la salud de las mujeres durante el embarazo, de la asistencia al parto y seguimiento del posparto, así como también de la regulación de la fecundidad. Además, están capacitadas para prestar atención ginecológica a mujeres en general, en la asesoría de planificación familiar y en la atención durante la menopausia.